Para Pat Hines, el uso de Photoshop le resultaba “confuso y abrumador” por lo que decidió que Paint sería su mejor opción para ilustrar.

Cuando muchos creímos que Microsoft Paint era cosa del pasado, el estadounidense Hines lo empezaba a convertir en su aliado al momento de crear su más ambicioso proyecto:  Camp Redblood and the Essential Revenge, que comenzó siendo un guión para una película y ahora, después de 10 años ilustrándolo solo, se ha convertido en una obra maestra de gran valor.

Aprendió a dominar Paint  durante los turnos de noche en la recepción de un hospital donde transcurrieron sus primeros años en el mundo laboral: “La verdad es que no sé manejar el Photoshop, me abruman sus opciones ilimitadas. Me siento mucho más cómodo con Paint, me gustan sus pocas herramientas porque puedo explotarlas al máximo”.

El proceso de ilustración comienza con unos garabatos a mano en un papel, luego crea un boceto sencillo con la herramienta lápiz del Paint y, a partir de ella, construye la composición final, con las formas definitivas y el color ya incorporados.

“Es imprescindible tener muchísima paciencia y, sin duda alguna, tiempo libre, no es nada fácil y la verdad es que escogí el programa porque pensé que tendría más visibilidad frente a una forma convencional de ilustración” comenta Heins.

Microsoft ha presentado su trabajo en el blog de Investigación y Desarrollo de Nueva Inglaterra.  En este enlace podrás ver una selección de sus trabajos que explican su gran técnica de dibujo.

Vía: www.lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *